nos invitaron a comer….en el metro!

NYC DiningCar: A 6-Course Dinner Party on the NYC Subway from Ronen V on Vimeo.

La invitacion decia: Estas solemnemente invitada a un banquete el dia 1 de Mayo. Por favor presentate en la esquina de la 14 con la 8 a la 1.15pm y busca a una mujer con una sombrilla.
Firmada: A razor, a shiny knife.
Esto promete pense, Michael Cirino y Daniel Castaño son dos chefs reconocidos por sus capacidades creativas a la hora de cocinar y presentar sus platos. Y asi encontre a la mujer del paragüas.
Los siguentes 45 minutos pasaron fulminantes ante los ojos de los comensales y las estaciones del L train. Sí, eso mismo, del tren y aunque parezca imposible, durante un trajecto de 10.26 millas, desde el comienzo de la linea L del train hasta la ultima estacion, vimos montar las mesas del banquete, nos trajeron las servilletas, los vasos, los cubiertos y hasta decoraron las mesas con lavanda. El equipo de 60 personas que prepararon y sirvieron la mas original y divertida comida de mi vida, tenian todo cordinado y pensado hasta el ultimo detalle. Las mesas se colgaban de las barras del vagon y tenian perforados agujeritos para que los vasos no se movieran con el balanceo del tren. A lo largo del trajecto los diferentes platos aparecian y los camareros nos los iban sirviendo. Nada faltaba, hasta la sal de mesa por si algo nos pareciera soso. ¿Soso? Esta comida pecar de sosa ¡imposible!

Primero un tartar de pescado en cucharita con caviar y brotes de soja; unas paraditas mas alante, un brioche con sorpresa de foie en el centro y servido con mermelada casera; debajo del agua de East River, la sopa, calentita con aderezo de jamon serrano, cebollita y pasa; ya en Brooklyn cuadraditos de solomillo sobre pure de patata y coronados con puntas de esparragos; el tren sale a la superficie y  atravesamos el cementerio. No hay señales de policia, ni de la seguridad del sistema de transporte de NY, a estas alturas nos darian el postre. Estoy rodeada de gente sirviendome la comida, la mesa sobre mis rodillas, hay un jefe de ceremonias leyendo The Great Gatsby, Michael and Daniel supervisando que sus platos se sirvan como es debido, gente filmando, fotografos y las caras de aquellos que se montan en el tren esperando cualquier cosa menos un banquete de este calibre. No paro de sonreir, es como intentar comer en la montaña rusa y no porque el tren se mueva mas rapido una vez pasado Atlantic Avenue, limite nunca cruzado por la mayoria de Neoyorkinos, si no porque esta aventura es absurdamente inexplicable. La proxima estacion trae queso, un queso derretido con nitrogeno y algo mas, la preparacion de cada plato es cantada por nuestro pintoresco Metredi pero empiezo a perder consciencia, mi mente no registra mas los acontecimientos. Finalmente soufle de chocolate adornado con filamentos de oro, hojitas de lavanda y mouse de frambuesa.

Dinner was served! Se llevaron los platos sucios, las servilletas, los cubiertos y las mesas. Alli nos quedamos los comensales, con un buen sabor de boca y esperando que el tren nos llevase de vuelta a la ciudad de afterparty. ¡Que buen provecho!

www.arazorashinyknife.com

Este es un video de las ultimas instrucciones dadas a los camareros antes de empezar la accion:

Dinner at the L train from Anoche on Vimeo.

http://www.coolhunting.com/food-drink/l-train-luncheon.php

http://www.nytimes.com/2011/05/04/dining/04train.html?_r=1

Post to Twitter

Share

Proudly powered by WordPress
Theme: Esquire by Matthew Buchanan.